Mitos y Realidades

Estrés

  1. Mito: El estrés es sinónimo de “tensión”.
    Falso
    Realidad: La respuesta de estrés implica tensión muscular y una serie de reacciones de todo el organismo, como: sudoración de manos, aumento del latido cardiaco, aumento de la presión arterial, dificultad en la digestión.

  2. Mito: Es mejor vivir sin estrés.
    Falso
    Realidad: La ausencia de estrés nos llevaría a la muerte, dado que el estrés positivo protege la vida y nos da la energía y motivación necesaria para realizar nuestras actividades cotidianas.

  3. Mito: El estrés se produce sólo por problemas emocionales.
    Falso
    Realidad:. Además de lo emocional, hay aspectos biológicos como ciclos hormonales, infecciones, enfermedades agudas o crónicas; situaciones de vida (cambios de alimentación, de casa, de transporte) y ambientales (falta de agua o de seguridad pública, contaminación por ruido) que pueden generar estrés.

  4. Mito: únicamente los adultos se estresan.
    Falso
    Realidad: Desde que nacemos estamos programados para responder al estrés, lo que nos ayuda a reaccionar ante cualquier situación del entorno. La respuesta de estrés es natural y automática, por lo tanto, está presente en todos los seres humanos sin importar su edad.

  5. Mito: Todos nos estresamos por las mismas situaciones.
    Falso
    Realidad: Aunque todos respondemos al estrés de manera similar, una situación puede ser estresante para una persona y no es para otras; es decir, cada persona responde a las situaciones estresantes, según su percepción, su historia de vida, su personalidad, etc.

  6. Mito: El estrés es malo porque causa enfermedades.
    Falso
    Realidad: El estrés es un conjunto de respuestas de nuestro organismo para adaptarnos al medio en el que vivimos. Su principal función es protegernos la vida, ayudarnos a enfrentar situaciones difíciles y lograr metas. La respuesta de estrés por sí misma no daña al organismo; sin embargo, si estas respuestas se prolongan por mucho tiempo pueden llevar a la aparición de enfermedades (si se tiene la predisposición genética a una enfermedad) y/o agravar aquellas que ya existen.

  7. Mito: Vivir siempre estresados nos hace más eficientes y productivos.
    Falso
    Realidad: El estrés nos da energía para reaccionar de mejor manera ante situaciones que se nos presentan cotidianamente; sin embargo, esta respuesta no debe activarse de manera continua ni prolongada porque puede favorecer la aparición de malestares físicos y emocionales.